ENCUENTRO A LA ITALIANA

Y finalmente había llegado el día de conocer a nuestra familia italiana, parientes de nuestro abuelo paterno Francisco. La razón final de todo nuestro viaje a Italia. Era la mañana y una combi nos pasó a buscar por el hotel donde estábamos alojados en Tropea, una región de Calabria, al sur de Italia, para llevarnos hasta la comuna de Cessaniti y comenzar con la odisea de buscar a algún familiar. Mi abuelo se había ido de allí de joven. (De internet habíamos buscado unas direcciones de nuestros supuestos parientes). Llegamos a la comuna y, tratando de hacernos entender, el comisario nos dijo que no había nadie en ese momento que pudiera ayudarnos, ya que también íbamos a buscar una documentación, pero mientras aguardábamos a que llegasen, él nos iba a ayudar a encontrar a estas personas. Y fue así que muy amablemente dejó sus cosas y nos acompañó.

p2
Con el comisario por las calles de Cessaniti

 

Fuimos a una dirección y no había nadie, una señora nos dijo que no estaban y que volverían más tarde. Entonces nos dirigimos hacia el otro domicilio donde otra señora muy italiana en cuanto a su manera de hablar nos decía que ahí no era, que vayamos a mitad de cuadra. En ese momento salieron un par de vecinos, todos hablando fuerte, tratando de ayudarnos para ver qué casa era.

2

La cuestión es que no encontramos a nadie y volvimos a la comuna. El comisario tenía que salir pero nos quedamos para esperar a quién nos daría la documentación.

En medio de la espera fueron apareciendo varias personas, el pueblo parecía estar convulsionado por nuestra presencia, ya que se lo veía un lugar tranquilo con pocos habitantes.

Hablando y comunicándonos como podíamos, ya que ninguno de nosotros hablaba italiano y ellos no hablaban español, descubrimos que uno de los que se acercó era cuñado de nuestros familiares y que vivían en un pueblo vecino llamado Pannaconi. Enseguida mi papá recordó ese nombre, así que supimos que eran ellos. Inmediatamente este señor llamó para avisar que estábamos y Francisco nos vino a buscar. Como en el auto no entrábamos todos, el comisario nos llevó a la mujer de mi papá y a mí, mientras que mi papá y mis hermanas se fueron con Francisco.

El encuentro fue muy emocionante, muy lindo. Ya en la espera a que nos vinieran a buscar se sentía la emoción y las ganas de que llegaran. Ellos fueron muy amables y serviciales, nos invitaron a pasar a su casa, nos sirvieron un ristretto, fueron extremadamente hospitalarios, nos insistieron en que nos quedáramos a comer y hasta que volviéramos al día siguiente a pasar el día, pero nuestro tiempo era limitado y no pudo ser. Esa mañana nos llevaron a recorrer Pannaconi, los lugares donde habituaba mi abuelo y donde vivió y casas de otros parientes nuestros que ya no están allí, algunos de ellos viven actualmente en Argentina. Estuvimos un rato y luego llamamos a la combi que nos había llevado para que nos fuera a buscar.

New Image
Conociendo Pannaconi
p1
Pannaconi

Es el día de hoy, ya pasaron 2 años de esto, que en el ensamble de idiomas no logramos entender bien el parentesco que teníamos, pero en el fondo de nuestro corazones teníamos la certeza de que ellos eran nuestra familia y de que atesoraban una parte de nuestra historia que lograron transmitirnos con todos los sentidos.

p4
Plaza principal de Pannaconi
p5
Casa similar a la que vivió mi abuelo
p6
Vistas de Pannaconi

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s