Éfesos

CASA DE LA VIRGEN MARÍA

Nueve kilómetros antes de llegar a la Ciudad de Éfesos, sobre la Montaña de Bulbules, se encuentra la CASA DE LA VIRGEN MARÍA que es conocida como el lugar donde la Virgen vivió sus últimos días acompañada por San Juan.

Se cree que María escogió este sitio para quedarse. La estructura de la casa fue influenciada por la arquitectura romana y hecha enteramente de piedras. La casa original, que es una infraestructura de dos pisos, consiste de una antesala, una capilla, una habitación y otro cuarto con una chimenea. La parte frontal de la cocina fue destruida y puesta en restauración durante el año 1940. Las únicas partes de la casa que los visitantes pueden conocer son la central y un cuarto que se encuentra al lado derecho del altar.

SU DESCUBRIMIENTO:

La Casa de la Virgen María fue descubierta por La Hermana Anne Catherine Emmerich, una monja alemana que en el año 1812 despertó un día con visiones y estigmas que incluían a San Juan y a la Virgen María viajando desde Jerusalén hasta la tierra de Éfeso y aseguró que, a los 64 años, la Virgen María había muerto allí. Se dice que fue enterrada en una cueva ubicada cerca de su casa. Poco después, el ataúd de María fue abierto pero tanto el velo de sepelio como el ataúd fueron encontrados vacíos.

La Hermana describió la casa hecha de piedras construida por Juan para María y de forma rectangular. La casa tenía una chimenea así como un ábside y una pared alrededor. La habitación de María estába ubicada al lado del ábside con un manantial corriendo hacia él.

El escritor Brentano fue quién documento todo y años después, Gouyet, un clérigo Francés, leyó las escrituras de Brentano y buscó la Casa de la Virgen. Logró encontrar una que coincidía con las descripciones de la Hermana Emmerich. Envió entonces mensajes a los obispos de París y Roma pero no obtuvo respuesta.

Dos oficiales católicos y sacerdotes Lazaristas fueron a Éfeso el 29 de Julio de 1891 para poder ver la casa de María. Una pequeña capilla fue encontrada con una deformada estatua de la Virgen María. Fueron de regreso a Esmirna con sus hallazgos y más especialistas y sacerdotes fueron enviados al lugar. El sitio se ha convertido, desde entonces, en un área para peregrinaje católico desde el año 1892.

En 1896, tras la visita del papa León XIII, la Iglesia Católica decretó oficialmente que la casa era un monumento para los cristianos. Más adelante, ha sido visitada por los papas Pablo VI (26 de julio de 1967), Juan Pablo II (29 de noviembre de 1979) y Benedicto XVI (29 de noviembre de 2006).

El edificio es realmente una pequeña iglesia bizantina, que data, probablemente, según el plano y la técnica de construcción, del siglo XIII. Aunque se haya construido sobre los vestigios de un edificio más antiguo, no existe ninguna prueba arqueológica que haya podido remontarse al tiempo apostólico. La capilla actual, la que fue construida encima de los restos originales, es el resultado de un trabajo de restauración terminado en 1950. La parte restaurada de la capilla se distingue de los restos originales de la estructura por una línea pintada de rojo.

QUÉ PODRÁS VER:

El edificio del santuario es pequeño y tiene forma de T. Está enteramente hecho de piedras y consiste en una cocina encontrada a la izquierda y del lado derecho hay una habitación. Tiene un interior simple y austero, equipado con un altar con imágenes de la Virgen María y velas. La casa de la Virgen tiene un manantial que, se cree, tiene propiedades curativas y ha hecho muchos milagros. Adentro del santuario encontrarás bastones y muletas, dejados por aquellos que dicen haber sido curados por el manantial milagroso. También vas a encontrar un muro lleno de papeles con deseos, donde vas a poder colocar los tuyos.

El lugar está abierto para todos, incluso aquellos en sillas de ruedas ya que posee acceso para ellos y provee baños limpios de uso público.

CÓMO LLEGAR:

  • La única manera para llegar es con un vehículo, dado que está ubicada en lo alto de la montaña, necesitarás alquilar un auto o minibús. Además no hay transporte público hacia el Santuario. Con un vehículo, toma apenas cerca de 10 minutos desde la puerta más alta de Éfeso, Turquía. Todo lo que necesitas hacer es seguir apropiadamente la señalización para llegar a Meryem Ana, que se considera como una reserva natural y un parque al mismo tiempo.
  • También puedes contratar una excursión, que es la manera que nosotras elegimos para visitar el lugar.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s